Nuestros antepasados tomaron pasos de fe.

Dejaron un legado espiritual para futuras generaciones. Ellos construyeron, expandieron, oraron y creyeron por los perdidos, heridos, y quebrantados de esta comunidad.

 El fin de todo esto es que la sabiduría de Dios, en toda su diversidad, se dé a conocer ahora, por medio de la iglesia, a los poderes y autoridades en las regiones celestiales . .

Menu